Volcanes, cascadas, lagos termales, coladas de lava y geiseres se van aconteciendo en el Círculo Dorado. Debido a su proximidad con Reikiavik y los numerosos atractivos que se pueden ver en un solo día, el Círculo Dorado es por excelencia la joya turística de Islandia. Una ruta colmada de la naturaleza más pura, primitiva y abrumadora.

Parque Nacional de Thingvellir en el Círculo Dorado
La falla Almannagjá es un lugar emblemático del Círculo Dorado y está en el Parque Nacional de Thingvellir

A la hora de planificar el viaje, decidimos realizar el itinerario del Círculo Dorado diferente a cómo lo suelen hacer todos. Prácticamente a la inversa. Empezamos por Kerið, seguidos de Geysir y Gullfoss para terminar en el Parque Nacional de Thingvellir. El motivo de hacerlo así era huir de las aglomeraciones de turistas que vienen a pasar el día desde Reikiavik. Y la verdad que lo conseguimos. En Kerið y Geysir estuvimos completamente solos; y en Gullfoss y Thingvellir nos topamos con poca gente.

Caballos islandeses
Los caballos islandeses nos acompañaron durante todo el viaje a Islandia

Kerið Cráter

Empezábamos nuestro día por el Círculo Dorado en Kerið. Al haber hecho noche en Selfoss, sólo tardamos en llegar 15 minutos por la carretera 35. Kerið es un cráter volcánico de hace 6500 años, con agua de intenso turquesa en su interior. Dimos la vuelta a todo el cráter y nos impregnamos de ese paisaje cargado de tonos rojizos y ocres, que se diluye con los verdosos arbustos que crecen en su ladera.

Kerið es uno de los lugares que ver en el Círculo Dorado
Kerið fue la primera parada en nuestra ruta por el Círculo Dorado

Kerið se encuentra en una parcela privada y se requiere ticket para acceder a él. Pero al llegar temprano la garita todavía estaba cerrada y no pagamos. Igualmente, al ser pronto no había gente y dimos la vuelta al cráter solos.

Kerid es un cráter que se puede ver en el Círculo Dorado
¡A Ángela le encanta los fenómenos geológicos!

Geysir

Poco a poco nos íbamos familiarizando con el paisaje de Islandia. La carretera se abría camino entre frondosa tundra y prados salpicados por decenas de ovejas y caballos islandeses. En media hora (unos 45 km.) llegábamos a Geysir. Uno de los lugares más emblemáticos del Círculo Dorado (y de toda Islandia).

Geiser Strokkur en el Círculo Doraro
El geiser Strokkur está apunto de disparar el chorro de agua a más de 25 metros de altura…

En Geysir el agua sale disparada más de 100 veces al día. Este surtidor es el que ha dado nombre a este fenómeno de la naturaleza en todo el mundo. El Gran Geysir escupía un chorro de agua de más de 120 metros de altura, pero desde el año 2000 está inactivo. Y ahora, el protagonismo lo centra el geiser Strokkur -que está justamente al lado-.

Geysir es una de los lugares que ver en el Círculo Dorado
Los tonos ocres y grisáceos de Geysir predominan en el paisaje

Un sendero nos conduce desde el centro de visitantes de Geysir hasta el mismo geiser Strokkur. Por el camino de esta zona geotermal se contemplan numerosas fuentes termales de intensos tonos azules, pozas de lodo burbujeante y manantiales de agua sulfurosa a más de 100 °C. ¡Ojito con intentar tocarla!

Geysir en el Círculo Dorado
El entorno de Geysir está repleto de charcas humeantes y pozas de aguas cristalinas

Al contemplar la fuerza de Strokkur, nos sentíamos insignificantes espectadores. Parece que la tierra respira. Este fenómeno de la naturaleza más primitiva se provoca cuando el agua entra en contacto con la roca caliente del magma, hierve y es expulsada a presión. Entorno al géiser la gente espera expectante para contemplar su erupción de unos 25 metros de altura y que se repite cada 5-7 minutos.

El Géiser Strokkur se puede admirar en la ruta por el Círculo Dorado
El géiser Strokkur en acción es una de las cosas que no nos podíamos perder en el Círculo Dorado

Gullfoss, las cascadas del Círculo Dorado

El río Hvítá sorprende al viajero a su paso por Gullfoss (cataratas Doradas). El agua se precipita por una cascada de 32 metros divididos en 2 saltos y acto seguido penetra en el estrecho cañón del Hvítá. Aparcamos en su centro de visitantes, y nada más salir del coche un zumbido constante sucumbía nuestros oídos.

Desde el sendero superior de Gullfos se tienen unas vistas geniales de toda la cascada

Desde el centro de visitantes de Gullfoss hay 2 senderos que conducen hasta las inmediaciones de la cascada. Ambos son de fácil acceso. El sendero superior nos acercó a un mirador desde el que se tiene unas formidables vistas de todo Gullfoss.

Gullfoss en el Círculo Dorado
No podíamos irnos de Gullfos sin hacernos una foto cerca de la catarata

Continuamos el recorrido bajando unas escaleras y accediendo por una senda hasta el mismo centro de la cascada entre los 2 saltos de agua. En ese punto el estruendo del agua es abrumador y la bravura del lugar se hace notable. Gullfoss eran las primeras cascadas que veíamos en este viaje por Islandia y no nos defraudaron. El acceso a Gullfoss es gratuito y no se requiere ticket.

Las cascadas Gulfoss están en el Círculo Dorado Islandia
Lo que más me sorprendió de Gullfoss es ver cómo el agua se adentra en el cañón del Hvítá

Laugarvatn, las aguas termales del Círculo Dorado

De camino a Thingvellir nos detuvimos en Laugarvatn (lago de las fuentes termales). El mejor plan es disfrutar y relajarse en sus baños geotermales. Prácticamente hay 2 opciones: La piscina geotermal de Fontana, que cuenta con unas modernas instalaciones y sauna, y su precio ronda los 40 €. Y, la piscina de Laugarvatn –que está justamente al lado- con precios más económicos (8 €) pero igual de relajante. Nosotros nos decantamos por esta última opción.

Aprovechando que estábamos en Laugarvatn vimos una demostración de cómo cocinan el afamado pan de centeno islandés con energía geotérmica. El método parece muy primario pero es de lo más eficaz. Realizan un agujero en la arena caliente en la orilla del lago –que está a unos 50 °C-, meten la masa en una cazuela y la entierran durante 24 horas. En ese tiempo la masa se hornea con el calor del manantial geotérmico de Laugarvatn. Y es que, este lago además de alimentarse de varias cascadas colindantes, también se nutre de la fuente termal Vígðalaug.

Laugarvatn está en el Círculo Dorado Islandia
Laugarvatn es uno de los lagos que se pueden visitar en el Círculo Dorado Islandia

Parque Nacional de Thingvellir

Finalizamos nuestro recorrido por el Círculo Dorado en el Parque Nacional de Thingvellir. Un lugar cargado de historia islandesa. En Thingvellir estuvo el parlamento más antiguo de Islandia (y de Europa). Fue fundado en el siglo X por los primeros vikingos que ocuparon Islandia. Este hito, junto a que en Thingvellir se unen las placas tectónicas Noramérica y Eurasia, hace de él un sitio repleto de simbolismo e importancia para los islandeses. Asimismo, este Parque Nacional es Patrimonio de la Humanidad desde el año 2004.

Falla Almannagjá en Thingvellir, Círuclo Dorado
En Thingvellir se puede pasear entre tectónicas Noramérica y Eurasia

Dejamos el vehículo en uno de los primeros parkings (en el parking nº 2) y aprovechamos la distancia para hacer una buena caminata. El Parque Nacional de Thingvellir es gratuito pero es obligatorio pagar en cualquiera de sus parkings. Nos costó 500 ISK (unos 4 €). Una ligera brisa nos alegraba la tarde y hacía que el calor fuese soportable. Empezamos en la cascada Öxarárfoss. Un salto de agua soberbio y fotogénico que discurre entre las 2 placas tectónicas. Al más puro estilo de Abu Simbel, esta cascada es artificial y es producto del desvío del cauce del río Öxará. Que desemboca a escasos metros en Thingvallavatn; el lago más grande de Islandia.

Öxarárfoss es una cascada que está dentro del P.N. de Thingvellir

Apaciblemente seguimos disfrutando de la tarde paseando por la falla Almannagjá -que se abre camino entre las 2 placas-. Esta falla conforma un cañón de notables dimensiones, llegando a superar los 40 metros de altura en el punto donde se separan las 2 placas.

Recorrer el Parque Nacional de Thignvellir, Círculo Dorado
La mejor manera de recorrer Thingvellir es por el sendero de la falla Almannagjá

En este punto nos acercamos al yacimiento de AlÞingi. Aquí estuvo el primer parlamento de Europa. En la actualidad no quedan restos, pero en el lugar -donde se supone estaba el parlamento- se alza un mástil con la bandera de Islandia y, es un sitio muy querido y venerado por los islandeses. Cerca al AlÞingi se encuentra la granja Thingvallakirkja. Hoy en día es la residencia de verano del primer ministro de Islandia.

La bandera islandesa indica donde estuvo el AlÞingi en Thigvellir allá por el siglo X

En la parte trasera de la granja un sendero nos llevó hasta el cañón Nikulasargja. Una zona repleta de pozas de aguas cristalinas. Además de contemplar la pureza del agua desde aquí se tienen unas vistas de la falla Almannagjá.

Cañón Nikulasargja en el Parque Nacional de Thingvellir
En Thingvellir se puede admirar el agua más cristalina en las pozas del Cañón Nikulasargja

Una vez terminamos el recorrido por Círculo Dorado pusimos rumbo a Hella, donde teníamos el alojamiento. Y así ya estábamos más cerca para continuar con nuestro viaje por Islandia.

Leave an answer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.